‘El Circo de las tapas’, espectáculo vintage con elefantes gastronómicos

Esta historia no va de trapecistas ni leones, de malabaristas ni payasos, estamos ante un lugar con encanto en el que convergen aires mediterráneos con matices ibicenco-urbanitas. Así es ‘El Circo de la tapas’. Un lugar, que comenzó siendo un cafetín tranquilo, y que se ha convertido en un punto de encuentro, donde los colores cálidos y la cultura circense se dan cita en torno a  una buena ración de comida casera para compartir.el circo de las tapas, malasaña Sigue leyendo

Cocido madrileño, receta y ruta en Foursquare

Si hay algo de lo que podemos presumir la gente del norte es de tener una buena gastronomía. Los excelentes productos que nos brinda la tierra, a pesar de la lluvia y el frío constantes que padecemos, hacen que una de las mejores opciones sea sentarse alrededor de la mesa.

Por eso no es de extrañar que, cuando alguien que me acaba de conocer se interesa por mi lugar de procedencia y digo que soy de Pamplona, la respuesta que recibo por goleada es: “¡Anda, cómo el chorizo!”.

Y es que, en Navarra, chorizos no nos faltan. Sólo basta con echarle un vistazo a las últimas noticias de los medios locales para darse cuenta de ello, pero eso quizás lo abarque con más detalle en otro post. Ahora voy a centrarme en ese ingrediente que le da vida al guiso madrileño por excelencia.

cocido madrileño

 

Sigue leyendo

San Valentín: singles de platino, amor por Pinterest

Por todos es bien sabido que el amor es ciego y de buen comer. No digo que el caballero de rojo bermellón no tenga otras cualidades, sin embargo han sido éstas y no otras las que mi madre se ha cansado de repetirme hasta la saciedad. Hoy no me avergüenza reconocer que, a pesar de tenerlas grabadas a fuego en mi memoria, mis tropezones continuos han dejado en evidencia que la que está a dieta y la miope soy yo.

Esta semi-voluntaria soltería de la que disfruto no es por no haber hecho caso de los sabios consejos de mi progenitora, sino que de nada me ha servido aquello de conquistar al hombre por el estómago. Aunque me desenvuelvo como nadie entre fogones, aún tengo pendiente llevar a la práctica la recomendación de esa canción que en su estribillo me mandaba un mensaje directo: “búscate un hombre que te quiera, que te tenga llenita la nevera”.

galletas corazón

Sigue leyendo

La curiosidad mató al gato al asomarse a Instagram

A pesar de que constantemente se empeñan en lanzarme impactos audiovisuales que quieren vincularme a una generación perdida, tengo que reconocer que estoy en un momento vital en el que me siento más completa que nunca, aunque me falten más cosas que siempre. En esta etapa ligada casi a la treintena, puedo decir que gozo de la suerte de saber qué es lo que no puedo dejar que falte en mi día a día. No estoy hablando de cosas materiales, sino de esos entes abstractos que te alimentan el alma y la mente, que no están sujetos a capitalismos. Me refiero, entre otras cosas, al instinto natural del hombre de querer saber, conocer y experimentar. Porque no hay que darle tregua al refranero español que se cansa de repetir que “la curiosidad mató al gato”.

gato asomado al PC

Sigue leyendo